Autor: Democracia Cristiana

Liberar al campo del cepo del Estado y no olvidar nuestro potencial marítimo

Nota realizada para el diario Clarín.

El sábado 23 de abril de 2022, y como si fuera un “volver al pasado”, los trabajadores, empresarios del campo junto a una importante parte del pueblo salieron en todas las ciudades importantes del país y en especial en la emblemática Plaza de Mayo, para reclamar sobre distintos aspectos que afectan a la ciudadanía y al campo en particular.

Una cara de la Argentina que produce y que está asfixiada por la presión impositiva que el gobierno nacional les impone por una convicción errada de alimentar un estado elefantiásico que necesita devorar cada vez más los bolsillos de quienes generan riquezas, en vez de reconstruir el estado desde el principio de “subsidiariedad” que promueva el desarrollo de los particulares dando respuesta a la pobreza estructural. Tanto estado como sea necesario y tan poco estado como sea posible.

Hoy el Estado coloca las dos manos sobre el campo, asfixiándole y generando el efecto contrario al buscado, ya que no logra detener la inflación ni la falta de trabajo, y muy por el contrario reduce la posibilidad de divisas al desestimular la producción nacional, cuando de ser distinta la postura disminuyendo al mínimo los impuestos o incluso derogando algunos, se aumentaría exponencialmente la producción, el trabajo y los ingresos, teniendo a su vez mayor recaudación el Estado para hacer frente a las necesidades esenciales.

La situación que vivimos es producto de la miopía de la dirigencia en su inmensa mayoría que solo tiene internalizado al campo como camino de construcción de la Argentina, dejando de lado la otra parte esencial de nuestro país que es el mar.

Efectivamente la Argentina cuenta con una extensión de 6816 kilómetros lineales de costa y más de 6 millones quinientos mil kilómetros cuadrados de plataforma continental y mar que representa más de dos veces y medida el territorio terrestre.

Una inmensidad virgen que nos está esperando para llevar adelante su colonización en el siglo XXI, la que a partir de una seria planificación a 20 años nos permitiría duplicar el Producto Bruto Interno aumentando el ingreso per cápita a niveles de los países mas desarrollados de la tierra, terminando con la pobreza estructural dando previsibilidad y bienestar a nuestro pueblo.

Debemos reinventarnos como país marítimo, dejar de estrujar y asfixiar al campo, asumiendo una nueva visión estratégica desarrollando una matriz productiva industrial donde el mar asuma un rol protagónico.

El nuevo camino de la Argentina debe ser conocimiento, campo, mar y cuidado del medio ambiente. Si nos concientizamos que tenemos todas las condiciones para hacerlo, podremos dar respuesta a los graves y grandes problemas que padecemos, sin necesidad de sufrimiento, simplemente con visión estratégica, mucho trabajo y voluntad política que permita generar una política de estado en este sentido señalado, lo que permitirá recuperar la confianza, detener la inflación y fortalecer la moneda sin necesidad de elucubrar soluciones mágicas o entreguistas, como la posible dolarización de la economía. Necesitamos “industrializar” la economía lo que permitirá producción y fortalecimiento de la moneda.

Nuestro país no tiene problemas económicos; padece la ausencia de proyecto de país y de una adecuada política financiera que equilibre las cuentas de ingresos y egresos.

En los últimos 39 años, desde que se retomó el sendero democrático, tuvimos 29 ministros de economía y nadie dio una respuesta perdurable en el tiempo, es más la Argentina no ha encontrado su rumbo y cada vez está peor. Esto demuestra claramente que siendo un país presidencialista, donde votamos a un presidente, no hay propuestas claras ni serias de país y se busca en una persona mágica, denominada economista, que asumiendo el ministerio de economía con su plan personal nos lleve por el camino de la bonanza.

Basta de esperar de una persona y más aún de un economista para que nos saque de la frustración que vivimos como país.

La solución no está en los libros doctrinarios ni en las vivencias de otros países, la solución esta en la sana comunidad política que pueda proponer un proyecto serio y realizable de país, que lo pueda asumir con coraje, transparencia y generando confianza, sumando a los técnicos economistas y de las distintas áreas a los fines que estos ejecuten el mandato político. Todo al revés de como vivimos los argentinos, en donde votamos un presidente, pero después estamos esperando que técnico, que no fueron votados, entrando por la ventana nos saquen de los problemas.

La política y la vida de los pueblos no surgen de los textos literarios, nace de la experiencia y necesidad de cada uno de los que conforman la nación, siendo los políticos con mayúsculas, los que se prepararon para ello, con auténtica vocación de servicio, con honestidad y transparencia, los encargados de interpretar y llevar adelante esas necesidades y anhelos para construir una gran nación. Somos muchos los que cumplimos con esas cualidades, solo hace falta que tengamos ganas de abrir los ojos para ver otras cosas y nuestros oídos para escuchar otras propuestas. Una nueva Argentina es posible si entendemos que el cambio está en el mar complementado con nuestro campo.

Carlos Lionel Traboulsi es secretario Relaciones Internacionales del Partido Demócrata Cristiano.

¿Seremos Capaces?

Por Carlos Lionel Traboulsi*

Terminando el año 2021 el Congreso Nacional rechazó el proyecto de Presupuesto 2022 enviado por el Ejecutivo Nacional por las inconsistencias que llevaba el mismo. Ni lerdos ni perezosos mostrando un manejo del poder exquisito, el Gobierno Nacional impulsó el Consenso Fiscal 2021 como forma de eludir al Congreso Nacional, bajar subsidios y desplazar la carga tributaria a las provincias para que el costo lo afronten los gobernadores.
Esta acción política de Alberto Fernández no es ni más ni menos que burlar las competencias originarias constitucionales de la Cámara de Diputados de la Nación, donde están en apariencia nuestros representantes, y establecer por vía indirecta una nueva andanada de impuestos que deberán soportar el bolsillo de todos los argentinos desde los que más tienen hasta los que no tienen para comer.
Casi todos los gobernadores firmaronel lunes 27 de diciembre el Consenso Fiscal que faculta a las provincias a subir y crear nuevos impuestos, y lo grave de ello es que la firma lo ha sido con el respaldo de oficialistas y opositores. El Presidente salió fortalecido dentro del Frente de Todos y utilizará el pacto para mostrar iniciativa y consenso político frente a las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).
“Trabajamos construyendo acuerdos con las provincias, atendiendo la diversidad y las necesidades de nuestro extenso país con una mirada federal. Por tercer año consecutivo vamos a firmar el Consenso Fiscal con todos los distritos excepto CABA”, expresó De Pedro remarcando el rechazo de Horacio Rodríguez Larreta, continuando con la confrontación política en vez de dar una solución al reclamo de los porteños.
El Consenso Fiscal 2021 —que se aplicará a partir de este año 2022— le permitirá a las provincias crear nuevos impuestos, como por ejemplo, un “impuesto a la herencia” y también incrementar otros, como las alícuotas de ingresos brutos de algunas actividades. Sin embargo, en Casa de Gobierno aseguran que se trata de una “armonización tributaria”.
Lo cierto es que nuevamente se ve burlada la voluntad popular por un equipo de funcionarios que en vez de trabajar buscando formas de consenso que impliquen verdaderamente beneficios para los ciudadanos, se ponen de acuerdo para seguir profundizando el gasto y la presión tributaria en beneficio de la política.
Y a esta altura tenemos que preguntarnos qué hace la oposición. Vemos que los gobernadores radicales, quienes con ínfulas recientemente declamaron que son el futuro en miras a 2023, domésticamente acuerdan con el Gobierno Nacional en el “consenso del poder” dando la espalda a los trabajadores, a la clase media, a los jubilados, a los pobres, al conjunto del pueblo que hoy reclama vivir con dignidad.
Pero ello no es un caso aislado de burla democrática, ya que a la segunda ocasión donde la oposición debía cumplir con el mandato otorgado en las urnas, la vemos defeccionar teniendo una imperdonable ausencia de tres de sus integrantes en la Cámara de Diputados de la Nación perdiendo la posibilidad de ejercer la mayoría y frustrando las expectativas de los ciudadanos aprobándose la ley de Bienes Personales, anclando una mayor presión tributaria.
El broche de oro y la decepción total de los votantes se logra en la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires en donde contra toda promesa de campaña se vota la reelección de los intendentes borrando con el codo lo que la gestión Vidal firmara con el fundamento de la transparencia y recambio en la política municipal.
¿La oposición es o se hace? ¿Tiene capacidad de enfrentar en un solo bloque al Frente de Todos, o también son parte de un relato que de día se pelean y de noche duermen en la misma cama? Los argentinos necesitamos certezas y terminar con las mentiras, con los engaños y con los versos. La oposición necesita una discusión profunda y una lucha democrática para establecer la unidad de liderazgo nacional de la fuerza. Mientras no haya un liderazgo claro tendremos libre pensadores que dentro del paraguas de la defensa de la República y la libertad se “amontonan”para acceder al poder, pero que en el fondo carecen del afecto societario necesario para hacer una autentica coalición opositora. La discusión se debe dar en forma horizontal con todas las fuerzas que la integran, sin exclusiones, terminando con la hegemonizacion de algunos dirigentes con la acción de oro por su carácter de fundadores.
El 14 de noviembre del año pasado los argentinos masivamente votamos. Más del 70% rechazando el rumbo en general del Gobierno Nacional; se votó una oposición para que nos represente, pero los hechos están demostrando que no están a la altura de las circunstancias. Se les escapó el impuesto a los bienes personales, la reelección de los intendentes y ahora ¿se les escapará la aprobación del consenso fiscal 2021?¿Quién respeta la voluntad popular?¿Estaremos ante una oposición de pacotilla?
Los argentinos queremos recuperar la confianza en nuestra clase política, pero debemos colaborar nosotros como políticos primero en ayudar para recuperar esa confianza, dejando al descubierto desde quienes no tenemos cargos de gestión o legislativa lo que sucede, y llevando adelante con sus acciones y con los votos aquellos que tienen esa responsabilidad. No hay que callar por acuerdos de poder. El Congreso tendrá la oportunidad de rechazar este mentiroso consenso, como así ejercer la obligación de aprobar o desechar las cuentas de inversión, es decir la ejecución de los presupuestos que desde 2014, salvo 2016, no se tratan, haciéndose los distraídos y permitiendo que se siga gobernando con el presupuesto del año anterior trasladándolo al ejercicio actual, lo que le permite al Ejecutivo Nacional mayor discrecionalidad en el manejo de los fondos públicos y menor o nula transparencia.
Hay tiempo todavía, somos muchos que estamos dispuestos a aportar y esperanzados en un “frente esperanzador” que haga lo que dice, promete y muy especialmente que sea capaz de elaborar y llevar adelante un proyecto de país que enamore a todos los argentinos sin exclusiones.
Nuestro compromiso como ciudadanos debe ser asumir con más celos y cuidado “el voto”, como así, no desentendernos de la cosa pública, asumiendo la realidad de que somos socios de una sociedad muy importante y trascedente que determina nuestras vidas, que son el Estado Nacional, los Estados Provinciales y los municipales.
*abogado, diplomado en relaciones internacionales, autor proyecto Argentina Azul; Secretario General Partido Demócrata Cristiano CABA integrante de Juntos por el Cambio.

¿Ecoterroristas?

Por Carlos Lionel Traboulsi*

Frente al decreto del Ejecutivo Nacional 900/2021estableciendo reducción de regalías solicitadas por las permisionarias de la explotación del área CAN_100, (a la altura de Mar del Plata) a las empresasYPF S.A., EQUINOR ARGENTINA BV SUCURSAL ARGENTINA y SHELL ARGENTINA S.A., sobre acuerdos existentes de gobiernos anteriores, se empezaron a generar alzamiento de voces que confrontan los recursos naturales y la pobreza en nuestro país bajo el argumento de explosión ambiental que atacará la vida e intereses de los argentinos, en especial en el caso que nos ocupa, a los marplatenses.
Es una manipulación interesada lo que se dice, seguramente en forma ingenua por algunos portavoces, y decididamente no en otros que responden a intereses concretos. Tenemos una extensión marítima donde hay recursos incalculables y hay que explotarlos cuidando el medio ambiente como premisa central.
Recursos que pueden dar respuesta a la pobreza y marginalidad que azota a nuestro pueblo, sin necesidad de hipotecar el futuro de las generaciones vendieras, sino todo lo contrario, dejándoles un país amigable con el medio ambiente con una clara postura de defensa del techo de la casa común, es decir la madre Tierra.
La exploración hidrocarburífera que está concesionada, es el primer paso que luego continuará con la explotación, de ser positiva la búsqueda, y ésta se hará a más de 300 kilómetros de la costa de Mar del Plata, es decir que de la costa no se verá nada.
Es claro que esta concesión está o deberá estar enmarcada dentro de un plan general de energía a mediano y largo plazo.
Los grupos ecologistas o verdes, son importantes para abrir los ojos de los ciudadanos y generar agenda pública, pero se convierten en un gran problema cuando se transforman en “eco terroristas” por ser intransigentes al diálogo, a las evidencias científicas y a la búsqueda de consensos.
Cuando desde la ecología pretenden con argumentos no comprobables o caprichosos infundir terror a la sociedad, logrando que los recursos no se exploten y que grandes mayorías se sumerjan en la pobreza y marginación perdiendo sus futuros de vidas, pierden el sentido de ser movimientos cívicos que luchan por el cuidado del ambiente buscando un modelo de sociedad donde las personas puedan vivir en plena comunicación con la naturaleza y los demás seres humanos, para ser funcionales a políticas de centros de poder hegemónicos que se encargan de depredar los recursos del planeta logrando pingues ganancias.
Quienes son los que más impulsan e invierten en movimientos ecologistas en el mundo? Los ingleses, holandeses, etc., precisamente quienes nos están depredando en el mundo los recursos originarios naturales, en particular en nuestro atlántico Sud occidental en la zona de Malvinas, pero sobre ello guardan silencio. No vemos movimientos ecológicos en el mundo, y menos en Argentina que repudien y lleven adelante acciones contra el desarrollo de la explotación petrolera británica offshore TullowOil en la cuenca de Malvinas Oeste iniciada en 2010.
Tampoco, siendo la plataforma continental de Malvinas (200 millas) un área declarada “Zona de Paz y Cooperación del Atlántico Sur” (ZPCAS) aprobada por resolución 41/11 del 27 de octubre de 1986 en Naciones Unidas con la participación de todos los Estados con Zonas Económicas Exclusivas en el Atlántico Sur, hemos visto dedo alguno acusador que se levante ante el avance del Reino Unido incrementando su armamento en las islas usurpadas para servir de logística a la depredación ictícola y nuclearizar una zona estratégica geopolítica, sumado a la construcción de un puerto en Georgias del Sur y el anuncio de hacer otro en Malvinas. Pero claro cuando los argentinos queremos explotar nuestros recursos el mundo se viene abajo.
Hay que abrir los ojos y no dejarse llevar por slogans ni tremendismos, sino que, como dije antes, teniendo como premisa el cuidado del medio ambiente explotar nuestros recursos para beneficio de nuestra gente.
Brasil, nuestro hermano y socio latinoamericano, hábilmente hace unos años inició una fuerte carrera de extracción de los recursos hidrocarburiferos. Ciudades como Río de Janeiro, Buzios, etc., tienen sus costas con torres de Petrobras (empresa estatal brasilera), incluso con plataformas que son de las más grandes del mundo, generando en este último año inversiones por más de 44 mil millones de dólares para construcción de plataformas petroleras. No hemos visto ningún turista que haya dejado de querer viajar a Brasil. No se afectó el turismo y aún menos el medio ambiente.
Sepamos ser equilibrados, explotando nuestros recursos, pero cuidando el medio ambiente. No seamos funcionales con quienes sólo quieren depredarnos y dejarnos en la miseria. Discutamos y busquemos consensos en el cuidado del medio ambiente, acciones posibles de exploración y explotación de recursos, regalías que deben quedar en el país, entre otros ítems. Argentina debe cambiar su visión estratégica y el mar es el oro de los tiempos que vienen.
Hay que aprovechar las décadas que quedan de uso de combustibles fósiles frente a la reducción mundial por el calentamiento global y el reemplazo por energías renovables, en los cuales también tenemos oportunidad de tener liderazgo.
Por otro lado Argentina tiene que llevar adelante una planificación indispensable del conocimiento y recursos del lecho marino, el fondo del mar y la extensión marítima con sus riquezas como visión estratégica de defensa y desarrollo. Es un área donde incluso las nuevas visiones militares de los países desarrollados la contemplan. La conquista del fondo del mar es prioritaria, incluso más que la conquista del espacio.
El mar es el cambio que la Argentina busca y reclama, no asustemos a nuestro pueblo y no renunciemos al progreso de la mano del cuidado de la Madre Tierra.
*abogado; diplomado en relaciones internacionales; Secretario Relaciones Internacionales Partido Demócrata Cristiano Argentina; Secretario General Partido Demócrata Cristiano CABA; autor e impulsor Proyecto Argentina Azul.

Esta es la oportunidad de empezar a terminar con la corrupción en la Argentina

Por Carlos Lionel Traboulsi*

La importancia y trascendencia del voto, herramienta fundamental de los ciudadanos como socios de una gran empresa que se llama Estado Nacional, para avalar o no las gestiones de sus autoridades, nos ha dado la primera satisfacción a la mayoría accionaria, es decir a nosotros como ciudadanos de a pie.
El rechazo del proyecto de ley de leyes, esto es el presupuesto 2022, con argumentación clara, precisa y contundente por parte de la oposición, nos muestra la utilidad de nuestro voto para defender los intereses del conjunto, para aspirar al bien común frente al intento de avasallamiento y prepotencia de sectores que han quedado envueltos en la política del siglo XX donde todo era secretismo y acuerdo de cúpulas cuando de los temas “plata” se trataba.
Esta situación en la que se encuentra el oficialismo producto del rechazo del proyecto de ley, le da la oportunidad de elaborar un nuevo proyecto de presupuesto serio, creíble, transparente, consensuado y que marque un rumbo claro de crecimiento de nuestro país.
Un Presupuesto que priorice cuestiones de inversión, producción, trabajo y fortalecimiento de nuestra soberanía en particular en la inmensa extensión de la plataforma continental, nuestro mar, océano Atlántico, islas Malvinas y extensión a la Antártida sin olvidarnos de los pasos al Océano Pacífico, fuente de recursos y trabajo genuino, dejando de lado los conceptos de gastos asentados en el clientelismo político y en la tozudez ideológica militante.
Por otro lado y como reza el Art. 75 inc. 8 de la Constitución Nacional, es la oportunidad que los legisladores procedan a aprobar o desechar la cuenta de inversión de todos los años anteriores. Recordemos que la obligación del Congreso es aprobar un Presupuesto General de Gastos e inversión anualmente que envíe el Gobierno Nacional, pero también tiene otra obligación importantísima que es la de aprobar o desechar las cuentas de inversión, es decir cómo y dónde se usó el dinero presupuestado y si se usó según las previsiones.
Desde el año 2014 hay una inacción por parte de los legisladores nacionales quienes no han tratado las cuentas de inversión por diversos motivos; solo en el 2016 se rechazó ese período. Es el momento de tratar los periodos que quedaron en la nebulosa y poder avanzar con el tratamiento de este nuevo proyecto de presupuesto que deberá enviar el Ejecutivo con la tranquilidad de haber cumplido la responsabilidad de analizar la cuentas de los años anteriores fijando pautas claras para el nuevo presupuesto a analizar.
Las cuentas cada vez se tornan menos transparentes y se alejan del control del Congreso de la Nación, es decir se aleja de nuestros representantes y por ende se imposibilita que los ciudadanos sepamos qué es lo que pasa. Esto permite que cada funcionario manifieste y sostenga públicamente un relato que lo más probable esté alejado de la realidad, pero los ciudadanos nos vemos impedidos de conocer la verdad. Hoy tenemos la oportunidad de tener Senadores y Diputados que están capacitados en discutir y analizar un presupuesto en representación de los argentinos, es hora entonces de exigir que se haga.
Es necesario además la participación ciudadana y que se abran inmediatos canales para ello aprobando leyes que obliguen a la información del pueblo en forma clara, transparente y sencilla; explicando como se conforman los presupuestos generales de gastos y recursos y como se gastan los mismos antes de la actuación constitucional que le cabe al Congreso.
Esta es una deuda de la democracia que su implementación permitirá avanzar contra la corrupción.
Muchos sectores en la vida pública hay que controlar, pero éste es esencial y el más sensible, porque de él dependen los recursos y su correcta utilización para que el resto exista y funcione.
Una bocanada de aire puro nos ha dado el debate en comisión y en el recinto por parte de los diputados nacionales sobre el proyecto de presupuesto 2022, como así su rechazo, por las gravísimas inconsistencias, como también por los artículos agregados a último momento que solo vislumbraban la apertura de un grifo discrecional de dinero en manos del Ejecutivo Nacional para disciplinar voluntades y lograr levanta manos compulsivos.
No desaprovechemos esta oportunidad histórica, y que la regla de que toda escoba nueva barre bien se desvanezca y se potencie la convicción que los valores y principios en la lucha de la defensa de los intereses del pueblo son irrenunciables.
Queremos los argentinos volver a creer y tenemos necesidad de crecer, ya que la asfixia de la población es generalizada, sin distinción de clases sociales, y lo asevera no solo los índices técnicos fríos de pobreza e indigencia, sino la irrefutable realidad de nuestros ojos cuando observamos a nuestro alrededor al prójimo desamparado y hacia dentro de nuestros hogares cuando somos protagonistas de la imposibilidad de llegar a cubrir todos nuestros gastos y necesidades.
Es la oportunidad de empezar a terminar con la corrupción en la Argentina y construir juntos la Nación que anhelamos y merecemos. Este es el primer paso para empezar a caminar, caminemos!

*abogado; diplomado en relaciones internacionales; Secretario General Partido Demócrata Cristiano CABA.

 

40 AÑOS y ¿MALVINAS?

Por Carlos Lionel Traboulsi*

El próximo 2 de abril se conmemoran los 40 años de la guerra de Malvinas, una guerra absurda, pero que dejó sangre de héroes derramada en nuestras islas que fertilizó la tierra y permitirá florecer sin ninguna dudas la plena soberanía que nos corresponde y que tanto anhelamos los argentinos
Recientes declaraciones del secretario de Defensa del Reino Unido, Ben Wallace, sumadas a otras voces de ese país, reavivan tensiones y nos llaman a la reflexión de que es lo que estamos haciendo en honor de nuestros antecedentes dominiales, posesorios y en memoria de nuestros héroes, como así en cumplimiento de la disposición Transitoria Primera de la Constitución Nacional.
El funcionario inglés refirió que Gran Bretaña defenderá las islas de “los matones” alrededor del mundo, sin importar la distancia a la que se encuentren, en un acto por el llamado “Día de Margaret Thatcher”. En ese contexto, aseguró: “Nuestros enemigos no deben dudar de la determinación de Gran Bretaña de enfrentarse a los matones, defender a los que no pueden defenderse a sí mismos y a nuestros valores”.En su discurso, planteó que el conflicto bélico que se desarrolló en 1982 debe ser un recordatorio para el Reino Unido de que su población puede ser “amenazada desde cualquier dirección y en cualquier momento”, una situación que vuelve imprescindible la inversión y el equipamiento de sus tropas para una eventual nueva guerra.
Estas afirmaciones gravísimas da un claro ejemplo de lo que es “un matón”, dan fundamento al equipamiento militar que viene haciendo el Reino Unido en el Atlántico Sur, situación que se viene denunciando en forma permanente en diversos foros internacionales y que no es receptado por el mundo civilizado adecuadamente.
La Argentina debe asumir un rol firme dentro del camino de la paz de defender la soberanía de nuestro mar, de nuestras islas, de nuestros recursos y la desmilitarización del Atlántico Sur en especial de la fuerza nuclear. Esto no puede quedar en meras declaraciones sino que hay que llevar adelante acciones concretas dentro de las facultades jurisdiccionales y soberanas que tiene el país y que nos permiten las normas internacionales y nacionales, como asimismo llevar adelante con decisión política un proyecto de nueva visión estratégica donde el mar asuma un rol protagónico.
Es necesario entre varias medidas, desplegar nuestra flota pesquera subsidiándola para que compita en alta mar en una línea imaginaria tipo cortina en el límite de las 200 millas marinas conviviendo con las flotas piratas, defendiendo de esa manera nuestros recursos ictícolas al generar competencia directa, tornando inviable económicamente la permanencia en ese lugar a quienes vienen a robarse nuestros cardúmenes. Fortalecer la logística de control, apoyoa nuestra flota y sanción a los pescadores ilegales con la colaboración de los nuevos buques OPS que están operando en la Armada, como así dotar de otros buques de inmediata construcción nacional para cubrir esas necesidades junto con la Prefectura Naval. Impulso de la Industria naval es parte del camino.
En el ámbito diplomático es imprescindible profundizar el espacio de diálogo con los países ribereños del Atlántico sur tanto del continente americano como del africano y desarrollar una doctrina con alcance de cumplimiento internacional que establezca: “EL ATLANTICO SUR PARA LOS PUEBLOS DEL SUR”, similar a lo que fuera la doctrina Monroe “América para los americanos”. Esto permitirá que la zona de colaboración y paz ya declarada por Naciones Unidas en su oportunidad, sea usufructuada en colaboración científica y de paz entre los países ribereños del sur obligando a la emigración de los países que no pertenecen a él, como es el caso del Reino Unido. En 1986 por Resolución de Naciones Unidad 46/11 se declaró zona de Paz y Cooperación del Atlántico Sur (Zpcas). Otras resoluciones posteriores apuntalaron esta posición y recientemente una nueva Resolución de la ONU destaca la función de la Zpcas como foro para que aumenten la interacción, la coordinación y la cooperación entre sus Estados miembros.
Hay organismos creados en nuestro país que debieran estar discutiendo estas cosas en profundidad y en el marco de la defensa nacional, pero no vemos que ello suceda. Se ven solo comunicados oficiales de ocasión y lo que es más delicado existen nombramientos de integrantes de esos organismos que tienen posturas públicas contrarias a la manda Constitucional(según investigación minuciosa realizada por el Dr. Cesar Augusto Lerena). Recordamos que la Carta Magna reza: “La Nación Argentina ratifica su legítima e imprescriptible soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los espacios marítimos e insulares correspondientes, por ser parte integrante del territorio nacional. La recuperación de dichos territorios y el ejercicio pleno de la soberanía, respetando el modo de vida de sus habitantes, y conforme a los principios del derecho internacional, constituyen un objetivo permanente e irrenunciable del pueblo argentino”.
Por la memoria de nuestros héroes que dieron su vida en las Islas, por quienes han trabajado denodadamente por recuperar la soberanía plena, por quienes mantenemos vivo el fuego de nuestra argentinidad, por el futuro del pueblo, que estos 40 años nos encuentre a los argentinos unidos en este reclamo de llevar adelante acciones concretas para defender nuestros recursos naturales y recuperar la plenitud de nuestra soberanía en el Atlántico sud occidental, ya que no solo las Islas han sido usurpadas sino que los británicos se han extendido a casi un millón setecientos mil kilómetros cuadrados de mar que les permite extender su brazo colonial sobre el estrecho de Magallanes y las tierras del continente antártico. La batalla debemos darla en todos los frentes menos en el bélico ya que tenemos la responsabilidad de contribuir a la paz y concordia mundial.
*abogado, diplomado en relaciones internacionales, secretario relaciones internacionales PDC, Secretario General PDC CABA, autor e impulsor del Proyecto Argentina Azul.

Padre Luis Farinello – Compromiso Cristiano en la Política

Padre Luis Farinello

COMPROMISO CRISTIANO EN LA POLÍTICA

El hecho de ser cristianos nos da una entidad muy especial, todos sabemos lo que es el cristianismo, todos sabemos ese mensaje de fuego que JESUS nos dejó, todos hemos tenido alguna vez de alguna manera una experiencia profundamente religiosa, que nos hizo conmover, que nos ha de alguna manera convertido, que nos ha marcado y que es todo un estilo de vida. Lo primero sería hablar un poco de esto, de lo que significa JESUCRISTO para el hombre, para la historia, para nosotros concretamente, creo que todo lo que después vendrá tiene que tener este basamento JESUCRISTO, que eso es ser cristiano, el identificarse con él, que él vaya tomando, por así decirlo poder sobre nosotros.

La religión nos urge, nos quema, lo que decía SAN PABLO “El amor de JESUCRISTO me urge, me impulsa, me quema”, y no podemos entonces dejar de gritar, de actuar, de vivir, de testimoniar, porque él es como el ESPÍRITU DE DIOS, que nos quema, con un fuego que nos empuja, con un viento huracanado, esto es la religión.

Cuando uno se encontró verdaderamente con JESUCRISTO ya no es el mismo, ya nunca podrá dormir tranquilo, está siempre como urgido, empujado, y todo lo que hace le parece poco y quiere consumirse en su mensaje, en su proyecto; creo que para nosotros los cristianos esto es lo primero, convertirse, que esto nos lleva a la vida, mi vida es la de JESUCRISTO, todo comienza aquí, si no estamos convertidos en JESUCRISTO lo que hagamos será más de lo mismo. Entonces para poner a JESUCRISTO en los distintos ambientes hay que convertirse en él, entenderlo, amarlo, masticarlo, rezarlo, meditarlo y que sea NUESTRO SEÑOR.

Y esto, auténticamente JESUCRISTO nos lleva a la Política, es como inevitable, vos te tomas en serio a JESUCRISTO y terminas comprometido en la Política, porque la política es la herramienta imprescindible y necesarísima para estructurar las relaciones humanas según el REINO DE DIOS; entonces cuando uno es adulto en la fe, esa meditación termina con el compromiso político, y GHANDI expresa: “Porque soy profundamente religioso, porque creo profundamente en Dios, hago política”.

Es así cuando uno entró en JESUCRISTO, está urgido a comprometerse en política, para que las estructuras de los hombres sean según el REINO DE DIOS, porque si todo comienza en JESUCRISTO, uno comienza a ir a la Parroquia, y ahí algunos trabajan en Cáritas, otros en la Catequesis, está bien, es imprescindible y es el comienzo, pero si uno va creciendo en la fe, la catequesis es poco, cáritas es poco, porque los pobres son cada vez más y los recursos cada vez menos, y uno va descubriendo la necesidad de la política, como amor al prójimo, porque esto es la política, servicio al hombre.

La política es la herramienta imprescindible, bellísima, el arte de las artes, como dice SAN AGUSTÍN “la política es el amor exquisito; el político debiera ser (porque normalmente es al revés) el más bueno, el más capaz, el más santo, el más creativo, el que está siempre pensando y soñando, como hago para que la mesa sea más grande, como hago para que el pan, para que la libertad, para….., como hago para que nadie quede marginado de la dignidad”. Este es el político, el que se desvive, el que lava los pies, el que sueña, el que organiza.

El hombre está urgido por el amor, que quiere que sus hermanos vivan como tales, y esta es la política el AMOR EXQUISITO, nadie lejos del pan, nadie lejos de la dignidad, esto es, todo comienza con JESUCRISTO y por madurez de la fe termina en el compromiso, y dice JUAN PABLO II “no se entiende un cristiano sin que sepa en que mundo vive y como son las relaciones de los hombres, no se entiende un cristiano sin esta dimensión del amor político”.

El Papa BENEDICTO XVI dice “la fe no indica inmediatamente recetas políticas, pero indica los fundamentos; por una parte la política tiene su autonomía, pero por otra parte no hay una separación total entre política y fe. Existen fundamentos de la fe que crean después un espacio libre para la razón política”.

Y esto es propio de los laicos, son los que se van a santificar en este terreno, los que tienen que llevar el REINO DE CRISTO a las estructuras de los hombres y pobres si no lo hacen, DIOS les pedirá cuentas, serán cobardes si no hincan el diente a este compromiso de estructurar al mundo según JESUCRISTO, según su REINO, el laico es el que trabaja en el siglo, en lo secular, el laico es el encargado de llevar a JESUCRISTO al corazón de los hombres y a las estructuras de los hombres.

Que lindo es recordar estas cosas, quien es JESUCRISTO, como nos convierte, como nos urge, como nos insta al compromiso político, que es el amor exquisito, el amor más sublime; la política nos consume, nos gasta la vida, que mundo tan difícil el de la política, tan lleno de intereses mezquinos, porque ahí el hombre demuestra su enfermedad por el poder, y las coimas, y los negociados, lo que dice la gente, la política es sucia, bueno eso que es lo más sucio, ahí tenemos que llevar a JESUCRISTO, todo esto se hace con grandeza y con humildad, las grandes empresas son para los grandes hombres, cuantas cosas se han frustrado en la historia por falta de grandeza y humildad, cuantas cosas que han nacido bien se frustran por la mezquindad de los mediocres, los que no comprenden, los que no sueñan, los que no saben dar un paso al costado, los que no saben renunciar para el bien común, sino que se sienten ellos el ombligo del universo y todo tiene que pasar por ellos, que tienen que ser la figura o la cara visible; por eso la política también es el lugar donde hace falta la grandeza y la humildad.

Creemos que en el país hace falta una voz del SOCIAL CRISTIANISMO, más evidente, más fuerte, más metido en los momentos de tanta obscuridad que vivimos, tanta corrupción; ustedes saben, no nos queda Patria, no nos quedan valores, es un momento muy triste, muy desalentador, y en estos momentos entonces el social cristianismo. El cristianismo tiene mucho que decir, tiene una doctrina riquísima, tiene una presencia bien encarnada, es el momento en que cuando muchos “cristianos” se borran, o cuando muchos dudan, o cuando muchos dicen la política es sucia, nosotros tenemos desde JESUCRISTO con su doctrina, una presencia encarnada.

Debemos volver a beber de las aguas de nuestro propio pozo, de nuestra propia historia, de nuestro propio pueblo tantas veces frustrado y burlado, una vez más empezar a soñar, a aportar, y con esa fortaleza de espíritu hacer frente a tanto neoliberalismo que empobrece y margina, como a las doctrinas materialistas ateas, precursoras del odio y la denigración del hombre, y ofrecer a nuestros compatriotas la alternativa cristiana y nacional.

Necesidad de creación de la Agencia Nacional de Intereses y Recursos Estratégicos Marítimos (segunda parte):

Visión estratégica (segunda parte):

Necesidad de creación de la Agencia Nacional de Intereses y Recursos Estratégicos Marítimos.

Por Carlos Lionel Traboulsi*

Luego de muchos años de destrucción, tibiamente en el año 1962 se crea el Consejo Nacional de la Marina Mercante ratificado por ley al año siguiente por el gobierno de Arturo Illia y puesto provisoriamente bajo la órbita del Ministerio de Transporte. En la década del noventa nuevamente todo se destruyó. Posteriormente nuestra esperanza marítima se recupera en el año 2014 con el denominado Proyecto Pampa Azul liderado por la Universidad Nacional de la Patagonia Juan Bosco, el Ministerio de Ciencias y Tecnología, varias universidades nacionales, el Conicet y diversos Ministerios y Secretarías sembrándose nuevamente la semilla de reflotar la idea de nuestros mares como fuentes de vida, progreso y bienestar.

El 29 de julio de 1975 se dicta la ley 27167 por la cual se crea el Programa Nacional de Investigación e Innovación Productiva en Espacios Marítimos Argentinos (PROMAR) que tiene como objetivos generales profundizar el conocimiento científico como fundamento de las políticas de conservación y manejo de los recursos naturales; promover innovaciones tecnológicas aplicables a la explotación sustentable de los recursos naturales y al desarrollo de las industrias vinculadas al mar; fortalecer la conciencia marítima de la sociedad argentina; fomentar desarrollos tecnológicos en todas las áreas vinculadas a la investigación del mar, incluyendo la seguridad marítima y la defensa nacional, entre otros loables objetivos.

Esta ley es un mojón importante, pero insuficiente, en la historia de nuestros recursos e intereses estratégicos marítimos ya que debemos conocer y querer lo que tenemos para saber qué es lo que podemos y debemos hacer. Son muchas áreas en las que hay que estudiar, investigar y sacar conclusiones, entre ellas podemos mencionar el Petróleo y gas, la Energía oceánica y marina, la Pesca y acuicultura, los Minerales marinos, las Algas y micro algas, sumado a todo lo que concierne a la naturaleza y el clima para generar un hábitat más amigable al ser humano.

Pero hace falta llevar adelante las tareas de elaboración, gestión y ejecución de una política pública tendiente a la exploración y explotación de los recursos marítimos en forma efectiva y sustentable ambientalmente, como así desarrollar los intereses estratégico vinculados como ser: la Industria naval de recuperación de la marina mercante, la de seguridad y defensa; la Industria aeronáutica (aviones, helicópteros para diversas actividades); la Logística portuaria, industrial en general y en particular la tecnológica, inteligencia artificial, metalmecánica, metalúrgica, empresarial, comercial y urbana.

Hay estimaciones técnicas serias, entre otras las del Centro Interdisciplinario de Estudios en Ciencia, Tecnología e Innovación (CIECTI), que determinan un potencial económico de estos sectores para un plazo de 20 años de 250 mil millones de dólares de valor agregado con una capacidad laboral mínima directa de unos 200 mil puestos de trabajo en un escenario absolutamente conservador (donde no se valorizan minerales, fabricación de barcos, inteligencia artificial, servicios anexos, etc). Esto implica ingresos de más del 41% del PBI pudiendo incrementarse en un escenario activo y optimista a más de 4 billones de dólares acumulados en los mismos 20 años tomados como referencia, con una capacidad de empleo directo de un poco más del millón de personas. Sin tomar en cuenta toda la mano de obra indirecta que la podemos multiplicar mínimo por 5.

Pensemos que hoy el mar aporta aproximadamente el 1,5% del PBI y se está trabajando técnicamente a través del PROMAR para trasferir conocimiento que permita incrementar a un 15% del PBI la generación de riqueza.

Es por ello que deviene imprescindible dar una vuelta de tuerca y asumir la decisión política de generar una política pública creando la AGENCIA NACIONAL DE INTERESES Y RECURSOS ESTRATÉGICOS MARITIMOS (ANIREM) cuyos Objetivos serían entre otros: Elaborar, desarrollar, ejecutar una política nacional de intereses marítimos y establecer los procedimientos de articulación y coordinación de misiones – funciones – jurisdicciones de los distintos estamentos de carácter público, privados y/o mixtos, así como también de los intereses en juego: exploración, explotación del mar fortaleciendo la presencia, desarrollo y modernización de los puertos, mantenimiento y mejoramiento de las vías navegables, desarrollo del transporte marítimo y fluvial, impulso activo de la flota mercante de bandera, las conferencias de fletes internacionales, la industria naval en construcción y reparación de unidades, la pesca en mar argentino y coordinar la de aguas dulces con las provincias, su producción e incorporación de valor agregado, crecimiento y mantenimiento de la flota pesquera, fortalecer y llevar adelante la voluntad y decisión política de preservar la zona de exclusión y plataforma continental sostenida por la Argentina de 350 millas, la renovación de su material y la industrialización a bordo y en tierra, la formación y capacitación del personal y su matriculación, el diseño y desarrollo de la logística de tierra y mar, desarrollo industria aeronaval, terrestres, científico, inteligencia artificial y tecnológica aplicada. Garantizar a través de regulaciones y normativas la sustentabilidad ambiental en el tiempo del océano, mar y ríos, a fin que las actividades a desarrollar puedan efectivizarse sin afectar el valor social y ambiental de las aguas y sin disminuir ni alterar el potencial económico de los otros sectores industriales y productivos de la vida nacional.

Es necesario que la Agencia a crearse tenga estamentos de escucha y consulta con la industria, comercio, gremios, sectores profesionales y técnicos para posibilitar una gestión exitosa, ya que las superposiciones de responsabilidades y ejecuciones generan burocracias perniciosas que atentan con la idea propuesta.

Saliendo del aislamiento social y obligatorio impuesto por necesidad, tenemos nuevas oportunidades desde lo económico, industrial y laboral, entre ellas una de las más importantes es sin dudas mirar al mar y a nuestros ríos. El Almirante Segundo Storni lo reclamaba desde principios del siglo XIX hasta su muerte en 1954. Es el momento de asumir el rol de la historia y tomar la decisión política de llevarlo adelante, sin temores y con coraje. Los argentinos y las generaciones venideras tenemos el imperativo de mirar al mar con una visión integradora de nuestra economía. Una Argentina distinta y para todos es posible si aceptamos mirarla de una forma novedosa, modificando nuestras creencias culturales que nos dicen que solo el campo nos salvará.

*abogado, diplomado en Relaciones Internacionales, Secretario General Partido Demócrata Cristiano CABA. carlosltraboulsi@gmail.com

El Aborto Amenaza a la ARGENTINA – Por Carlos Lionel Traboulsi

EL ABORTO AMENAZA A LA ARGENTINA

Por Carlos Lionel Traboulsi*

El aborto se convierte en una amenaza a la subsistencia del Pueblo Argentino, como lo es ahora mismo en donde hoy está legalizado, ya que los antecedentes estadísticos de los países que tienen el aborto legal, a pesar de las trabas que igual colocan para que los abortos no se hagan libremente, en los hechos actúan como un método anticonceptivo más, produciendo un verdadero “invierno demográfico”, en donde sus poblaciones han envejecido y decrecido notablemente los índices de crecimiento de la natalidad; casi a un 50% inferior a los existentes anterior a las aprobaciones de esas leyes abortistas y en varios casos tasas negativas de crecimiento poblacional.

Alemania, Francia, España, Dinamarca, Gran Bretaña, Cuba entre otros son claras muestras de países con existencia de leyes de aborto que han tenido una clara intención de control de la natalidad, a pesar de la música que las mujeres en su conjunto quisieron escuchar que se les estaba respetando el derecho sobre sus cuerpos. Ese control de la natalidad e invierno demográfico eclosionó (salvo en Cuba por razones obvias) en una inmigración descontrolada permitiendo la penetración de otros pueblos en sus territorios, lo que sumado al envejecimiento de sus propias comunidades los lleva a profundas crisis de viabilidad y sustentabilidad como naciones, razón por la que, como reacción, deben echar mano a leyes de promoción de la natalidad, de protección de la familia, de restricción a las inmigraciones (que les ha producido ya cambios importantes en sus culturas y razas) entre otras medidas para paliar las graves consecuencias del efecto aborto.

Estos países nombrados anteriormente a modo de ejemplo, que integran continentes colmados de personas, difieren de la situación de la Argentina que tiene un inmenso territorio casi deshabitado, estando la inmensa mayoría de su población concentrada en las grandes ciudades. Nuestro País necesita imperiosamente una política pública poblacional que permita un crecimiento de por los menos cien millones de personas distribuidos armónicamente en nuestro territorio para ser sustentable y viable como nación soberana. Pero todos somos importantes y necesarios, desterrando la idea de que los pobres desaparezcan por estas formas radicales en vez de ser por medio de políticas de estado de crecimiento. Esto lo vemos en el engaño que significa fundar la razón del ILE, como una de las principales causas, en la pobreza que lleva a la clandestinidad y muerte, ya que es la clase media alta y alta preparada intelectualmente la que está a favor en porcentajes importantes de la instauración de esta ley, según todas las encuestadoras y consultoras serias que han trabajado sobre el particular.

La estrategia para legalizar el aborto la llaman engañosamente “Maternidad sin riesgos” para evitar muertes clandestinas, ocultando los estudios científicos y médicos que nos dicen que entre las complicaciones físicas del aborto en la mujer están las infecciones, las hemorragias, las complicaciones debido a la anestesia, las embolias pulmonares o del líquido amniótico, así como las perforaciones, laceraciones o desgarros del útero. Las estadísticas estiman que el riesgo inmediato de dichas complicaciones es de un 10%, pero el de las complicaciones a largo plazo es entre el 20 y el 50%, pudiendo recordar como ejemplo aleccionador en nuestro país la desgraciada suerte de la joven adolescente de 17 años Keyla Jones víctima del aborto “legal” con Misoprostol.

Además de las complicaciones físicas, las mujeres sufren emocional y espiritualmente de lo que ya se ha identificado como el “Síndrome post-aborto” identificado actualmente como “estrés post aborto” según el DSM V siendo los síntomas y signos: sentimientos de culpa, angustia, ansiedad, depresión, baja autoestima, insomnio, diversos tipos de neurosis y de enfermedades psicopáticas, tendencia al suicidio, pesadillas en las que aparecen los restos del bebé abortado, recuerdos dolorosos en la fecha en que hubiera nacido, etc.

La Real Academia de Obstetricia de Inglaterra ha informado que las probabilidades de problemas psiquiátricos graves y permanentes después de un aborto pueden alcanzar hasta el 59% de las madres. La Organización Mundial de la Salud por su parte informa que las mujeres que se practican abortos por razones psiquiátricas son precisamente las que corren mayor riesgo de problemas mentales una vez realizado el aborto. Otros estudios muestran que las mujeres que se han practicado un aborto por razones de violación, incesto, salud, etc., tienen aún más probabilidades de sufrir problemas emocionales y psiquiátricos severos que las que se lo han practicado por razones socioeconómicas.

Es decir que no solamente le damos la espalda a un proyecto de crecimiento de país que todos estamos anhelando, sino que apostamos a una sociedad donde un porcentaje de nuestras mujeres tendrán indefectiblemente problemas de SALUD PÚBLICA, lo que hará estallar el sistema de salud ya afectado, y nos terminaremos suicidando como sociedad por falta de argentinos, dejando nuestro territorio en manos de los grandes centros económicos internacionales que hoy están haciendo campaña, dando muchos dólares para que abracemos con felicidad el aborto, al acecho de nuevos territorios para ocupar. El aborto se ha convertido en la cocaína del pueblo argentino, espero seamos lo suficientemente fuertes para rechazarlo y no caer en la adicción. La experiencia de los otros países nos debe servir para no cometer los mismos errores.

Discutamos el necesario proyecto de país que queremos con fundamento en el respeto de toda vida, con desarrollo y posibilidades de crecimiento en toda la extensión territorial, en particular en nuestra Patagonia, con creación de fuentes trabajo dignas, vivienda, salud, educación liberadora integral generando Comunidades Solidarias de autoabastecimiento y producción.

No permitamos que nos hagan bailar al compás de quienes nos quieren destruir por intereses económicos, geopolíticos, sociológicos e ideológicos que anhelan un mundo para poderosos solamente.

*abogado, diplomado en relaciones internacionales, Secretario Partido Demócrata Cristiano CABA, Presidente Observatorio de la Familia “Juan Pablo II”.

Nota de Opinión por : Carlos Lionel Traboulsi

LA VIDA TE DA SORPRESAS

Por Carlos Lionel Traboulsi

Cuando el 10 de diciembre de 2019 hubo recambio de gobierno nos encontramos con relatos sobre la descripción del pasado enervado por el toque interesado ideológico y una épica de como trabajarían para terminar con los pobres, la falta de trabajo, el estancamiento de las empresas, la ausencia de inversiones para desarrollar nuestra industria y conocimiento; como se terminaría con la especulación cambiaría, con el atropello de la banca especuladora, contra los aumentos injustificados de precios, en fin un gobierno que demostraba una impronta de venir a sentar en la mesa del progreso a los que menos tienen y que han quedado fuera de toda política de los últimos años.

Lo cierto que nunca pudo esbozarse siquiera un programa de gobierno, solo destacándose como política de estado el trabajo contra el hambre que por desgracia tampoco dio resultados positivos visibles. Frente a esta situación de ausencia de ideas aparece la epidemia, luego declarada pandemia por la OMS del COVID19 y como por arte de magia el gobierno empezó a lograr sobre la base del miedo la diagramación de un proyecto de país que no sabemos si estaba latente pero que por su audacia no había sido difundido o frente a las circunstancias, el ala más extrema de los K en el gobierno, empezaron a empujar para su concreción.

Es así que el Ejecutivo nacional empieza a concentrar poder delegado por los ejecutivos provinciales y en forma inexplicable por la Legislatura nacional y el Poder Judicial quienes entraron en etapa prácticamente de inacción. El país empezó a funcionar por Decretos de Necesidad y Urgencia que apuntan a la consolidación del sector cautivo del peronismo que son los marginados y pobres dependientes del estado, aumentando los subsidios y ayudas económicas y alimenticias en millones de beneficiarios.

Por otro lado, si bien se fueron haciendo anuncios, lo cierto es que la industria y el comercio no han sido beneficiados, solamente algún espejito de color perdido se les ha mostrado. Esto ha significado en la práctica que nuestra matriz industrial y comercial esté en estos momentos en una situación de zozobra donde muchas desaparecerán antes o inmediatamente después de terminado el aislamiento social obligatorio. Ningún poder del estado renuncio a cobrar tasas, contribuciones o impuestos, todos siguen de la misma manera mostrando su voracidad. La banca continúa con su ausencia de ayuda masiva a las PYMES y asfixiando con sus usureros intereses. El sistema financiero no ha tenido piedad ni durante esta pandemia, siguiendo con tasas exorbitantes y reclamos de pago a los usuarios de las distintas herramientas financieras y de créditos (tarjetas y demás instrumentos). El aislamiento social obligatorio cada vez más sacó de escena a cuentapropistas, monotributistas y autónomos, quienes no han tenido una sola muestra de condescendencia hacia ellos.

En definitiva se va consolidando un proyecto de país donde muchos pobres reclaman lo que por derecho les corresponde y la clase media va dejando de existir como tal, alejándose los extremos dentro de ella hacia los que son ricos directamente y los que, como se dice comúnmente a partir de ahora la “apechugan”. A esos ricos hay que exprimirlos y sacarle todo lo que se pueda para que dejen de ser ricos y terminar con la especulación. No es parte de una reforma tributaria sino de un proyecto de país no escrito pero bien estudiado.

Frente a esta situación de encierro y pauperización de los bolsillos argentinos, el gobierno toma la única medida que tenía proyectada que es declarar el default (aunque técnicamente hay tiempo todavía para que ello no suceda). La única carta de triunfo para que el default no suceda es que los acreedores acepten lisa y llanamente la propuesta Argentina. Ojala que así sea, pero es muy difícil. Si el default se concreta es claro que junto con todo lo anterior será un cóctel terrible de sufrimiento para nuestro pueblo donde solo la podrán llevar adelante quienes sigan viviendo del estado, siendo el mejor empleo el empleo público o estar dentro del sistema asistencial.

Los tejidos de contención desaparecerán ya que los gremios cada vez tendrán menos fuerza laboral que los respalden creciendo el poder estatal, incluso con la idea de estatización de bienes, servicios y empresas; y la familia gracias a la ideología de género perderá definitivamente su impronta siendo nuestros hijos militarizados en la idea de comunitarismo materialista.

Ahora a este proyecto, le falta la parte represiva para que la gente terminada la cuarentena, a pesar que el miedo seguirá y eso dará algunos meses más para que no haya movilizaciones importantes, pueda ser acallada en sus reclamos. Que mejor forma de empezar a crear nuevas formas de terror que ya están instaladas en la conciencia de todos los argentinos en una situación de caos. Si, la mejor forma de lograr ello es abrir la cárceles de todo el país y con los delincuentes en la calle y el comienzo de la troperías la gente no querrá salir de sus casas y reclamará “mano dura” al gobierno quien en forma paternalista asumirá el compromiso de terminar con ese caos auto creado y aplicará el rigor de la ley, pero contra jueces que no cumplan sus órdenes y contra quienes levantemos nuestras voces de quejas, sirviendo esa mano rescata de las cárceles también como “maras comunitarias”. Muestra de ello es el ya en funcionamiento cyberpatrullaje que la ministra de seguridad anunció recientemente y el control de una buena parte de los medios de comunicación que solo trasmiten el relato oficial.

Que nos queda por consuelo, nada, ni siquiera espiritualmente podemos encontrar una voz presencial ya que se nos impide practicar el culto, salvo por medios informáticos.

Hay esperanza? Seguro que sí. La vida nos da sorpresa, pero esas sorpresas dependen de nuestro compromiso y de nuestra lucha. No debemos abandonar nuestra concepción de nación ni nuestra construcción de Patria y rechazar cualquier intento de querernos cambiar nuestra idiosincrasia. Argentina es clase media, es respeto por los pobres y una política de ascenso social permanente basado en el trabajo y la educación, como así en la integración de toda su gente; es respeto de la dignidad de la persona humana. Es una tierra de paz y bonanza que tenemos que recuperar, solo empezando con cumplir la Constitución Nacional y terminar con la corrupción de nuestra clase dirigencial. No queremos ser Venezuela ni ningún país comunista. Un proyecto de país que nos caracterice por no ser ni yanquis ni marxistas, integrado a Latinoamérica siendo parte de la globalización, como se solía decir pero que han, parece, olvidado, es posible. Si estás de acuerdo no te rindas.

*abogado, diplomado en relaciones internacionales, Presidente del Observatorio de la Familia “Juan Pablo II”, Secretario General Partido Demócrata Cristiano CABA

Democracia Cristiana

Combate de los Pozos 1051 (1222) Ciudad Autónoma de Buenos Aires Reuniones Junta Ejecutiva: Jueves 20:00 hs. Correo electrónico: info@democraciacristiana.com.ar Teléfono: (11) 7503-4963
junio 2024
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Visitanos