Lo Femenino construye nuestra realidad ¿Por que se lo quiere esterilizar?

Muchas palabras en el idioma universal que son responsables y determinantes de las conductas humanas que forman la cultura que hoy se quiere “deconstruir” son producto de la fuerza e importancia valorativa de la Mujer y su rol en la sociedad. Vida, Verdad, Moral, Ética, libertad, oportunidad, fraternidad, solidaridad, bondad, sociedad, comunidad, Madre entre otras palabras son sustantivos femeninos que echan por tierra esta idea desesperada de deconstrucción que solo busca una destrucción de la sociedad en sus cimientos más fuertes para que pueda entrar en proceso de descomposición y desaparición en la inteligencia de un mundo para pocos.

La Argentina viene desde hace muchas décadas buscando su verdadero perfil en un proceso pendular que nunca sale de las concepciones materialistas. Pareciera que no tenemos tiempo de detenernos y reflexionar sobre nosotros, sobre la Persona Humana, su dignidad, su rol, su futuro, y muy por el contrario, aceptamos ingresar en debates estériles que frente a la mansedumbre de las mayorías populares van erosionado los cimientos de nuestra cultura tan amplia e integradora reconocida por todo el mundo cuando habla de los argentinos desde su calidez y riqueza humana.

Somos afectos de querer hablar y saber de todo desmereciendo a los especialistas. Nuestro emblema “cambalache” pareciera que fue el mejor educador de nuestras vidas, pero llego el momento de decir basta si queremos salir de este pantano! Llegó el momento de madurar como sociedad y rescatar todo nuestro bagaje de valores y principios que están adormecidos en el inconsciente colectivo. Ser capaces todos juntos de transitar la verdadera Argentina soñada por nuestros antecesores y anhelada por todos nosotros en ese tan mentado tercer movimiento nacional, popular, humanista y cristiano pendiente, donde la vida de todos, la igualdad de oportunidades, la justicia social, la familia, el trabajo digno, la educación integral, la paz, el respeto a la integralidad de los derechos humanos sean el norte buscado y concretado.

Los gobiernos pasan y fracasan porque ellos siguen poniendo el acento en las cuestiones materiales y si bien es cierto que el bolsillo es lo primero que duele, no es menos cierto que de seguir en esa tesitura cada vez estaremos peor, viviendo momento de bonanza aparente y situaciones de crisis dolorosas en forma rotativas.

La deuda externa e interna, la inflación, la falta de trabajo, la tibieza de la Justicia entre otros son condicionantes de una sociedad, pero sino empezamos por el primer escalón de la escalera siempre será difícil y podría decirse imposible de subir, ya que el primer escalón es MORAL. Argentina necesita una auténtica REVOLUCIÓN MORAL para poder despegar definitivamente. Necesitamos que la FAMILIA vuelva a ocupar un rol protagónico, que se respete la VIDA de todos sin banalizarla, ser transparentes desechando todo tipo de corrupción inclusive la cultural que por unos pesos se trata de modificar, tener una burocracia empresarial que priorice el país por sobre sus propios intereses, una comunidad política construida sobre la vocación de servicio, Iglesias con coraje y convicción para defender en todos los terrenos sus valores y creencias, respeto y mucho respeto por parte de todos los que integramos la sociedad sabiendo que mi derecho y libertad termina donde empieza el derecho y la libertad de mi prójimo.

Una sociedad que entienda que las palabras describen situaciones y no discriminaciones y que estamos educados desde nuestra habla en el respeto a lo femenino, al cual debemos volver sin excluir al varón. Lo femenino es parte integral y necesaria de nuestra cultura humana y separarlo nos empobrece a todos. La persona más allá de su inclinación o deseo sexual es digna y merecedora de ser parte de la sociedad no debiendo ser discriminada ni auto discriminada buscando construir una sociedad donde se la visibilice para mostrar su desigualdad, Necesitamos una sociedad donde todos somos PERSONAS UNICAS E IRREPETIBLES SIN NINGUN TIPO DE EXCLUSION.

Hay que repudiar la declamación permanente de temas como la inflación, el aborto, la Justicia, la deuda externa, entre otros para usarlos como elementos distractivos, ocultando la realidad, que es la incapacidad para sacar un país adelante por no querer entender y aceptar que sino empezamos por lo más importante que como sociedad tenemos, que es la PERSONA HUMANA, la solución jamás será alcanzada. El privilegiar el materialismo es frustrante y desintegrador.

 

Por Carlos Lionel Traboulsi*

*Abogado, Diplomado en Relaciones Internacionales, Corredor Inmobiliario, Secretario General Partido Demócrata Cristiano CABA

Democracia Cristiana

Combate de los Pozos 1051 (1222) Ciudad Autónoma de Buenos Aires Reuniones Junta Ejecutiva: Jueves 20:00 hs. Correo electrónico: info@democraciacristiana.com.ar Teléfono: (11) 7503-4963
junio 2020
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
« May    

Visitanos